jueves, 12 de abril de 2018

La sacerdotisa de Delphi, obra de John Collier

La sacerdotisa de Delphi, obra de John Collier, fue realizada en el año 1891 y con unas dimensiones de 80 x 160 cm. Se encuentra en Art Gallery of South Australia en North Terrace en Adelaide _ Australia.


John Collier (1850-1934) fue un pintor británico que cosechó grandes éxitos como retratista durante su vida; el artista provenía de una acomodada familia que le permitió disponer de numerosos contactos y una buena formación académica.


Sus obras se encuadran dentro del estilo prerrafaelista. La conocida Hermandad Prerrafaelista agrupaba a algunos de los pintores, escultores o literatos más conocidos de la Inglaterra del XIX, su estilo se caracterizaba por el rechazo de las formas academicistas imperantes y el gusto por la continuidad romántica. 


De hecho este grupo de artistas –entre los que se encuentran figuras tan importantes como Millais, Rossetti o Holman- se caracterizan por situar el culmen del arte renacentista en los artistas predecesores a Rafael, en el Trecento italiano, y no en Rafael como se pensaba en su época.


Sus figuras siempre finas y delicadas se basan en bellas mujeres de largos cabellos y grandes ideales. De sus obras se ha alabado sobre todo, la solemnidad de sus personajes, el uso fuerte, sorprendente y casi excesivo del color, junto con la invisibilidad de sus pinceladas.


El templo del oráculo de Delfos, se ha convertido en el gran recinto sagrado de Apolo al que acuden los mortales para consultar a los dioses acerca de su destino. Está situado en el emplazamiento de la ciudad de Delfos, al pie del monte Parnaso.

De las rocas de esa montaña brotan varios manantiales que forman distintas fuentes, rodeadas de bosques de laureles. Se dice que -en esa fuente- se reúnen las musas y las ninfas. En esos encuentros, Apolo toca la lira y las divinidades cantan y bailan en un ritual lleno de alegría, celebrando la vida.


Dieciséis de sus pinturas forman parte de las colección de la “National Portrait Gallery” de Londres, dos de ellas se pueden ver en la Tate Gallery, y un autorretrato de 1907, en la Galeria de los Uffizi de Florencia.

Triunfó ya en vida, exponiendo sus obras en la Royal Academy y en la Sociedad Real de Retratistas, así como en distintas Galerías de Arte de toda Inglaterra y del extranjero.
En 1920 le fue concedida la Orden del Imperio Británico.













1 comentario: